«Nada que no requiera esfuerzo, dolor o sudor merece la pena»

Theodore Roosevelt

Nunca he envidiado a nadie que tenga una vida fácil. Vale, sí, he dicho «joé, qué bien, que suerte», pero muy lejos de la envidia de verdad. Envidio a muchas personas que han tenido que luchar y les ha ido bien.

No es ningún secreto que vivimos en la era de la saturación de los contenidos, de la infoxicación, ni que buscamos llegar a una gran audiencia. Queremos más lectores en nuestro blog (y en esto no soy ninguna excepción), más seguidores en nuestros perfiles sociales, gente que lea, se comprometa y amplifique nuestro mensaje.

El problema es que en estos tiempos competimos por captar la atención de nuestro usuario. Todos queremos eso, y, créeme, tras más de cinco años en este blog, te puedo asegurar que cuesta mogollón.

Ten en cuenta que la atención del usuario es limitada. Tenemos poco tiempo, 24 horas en el día, y eso, por mucho que lo intentemos, no podemos hacer nada por cambiarlo. Cada día estamos expuestos a un montón de piezas de contenido y, viendo la gran competencia que tenemos, no es difícil dilucidar por nosotros mismos porqué es tan difícil tener éxito como creador de contenidos, ¿verdad?

Y es que tenemos muy poco tiempo para captar la atención del usuario con nuestro contenido y siempre buscamos la forma de llegar a él, aunque no siempre funciona.

Piensa en un partido de fútbol. Por cada gol hay muchos tiros que salen por la línea de banda o que pegan en la madera, y con el contenido pasa lo mismo. Necesitas dar lo mejor de ti cada día.

Amigo, a la hora de crear comunidad no hay atajos. Es un camino duro y difícil.

Algunos ingredientes para construir una comunidad son la atención constante a lo que viene después: el mundo se mueve muy rápido y las oportunidades aparecen por todos lados. Los nuevos medios y las nuevas plataformas generan esas nuevas oportunidades.

Existen estudios que afirman que las empresas que adoptan nuevos medios suelen ser los primeros en obtener beneficios antes que sus competidores, y lo mismo se aplica a las plataformas sociales.

Si nos enfocamos en lo que viene y en experimentar con nuevas tecnologías y medios, esto nos dará una ventaja importante sobre los demás, porque cuando otros lleguen, tú ya estarás ahí.

Otro ingrediente fuerte para la creación de comunidad es tu propia puesta a punto. Antes de que te veas obligado a hacerlo, pon a punto tus capacidades y tus aptitudes. Piensa que las mejores oportunidades no están en Facebook o Twitter, sino en plataformas que no son tan conocidas aún, lo que no quiere decir que no te prepares para ello.

Tener tu propia voz también te ayudará a crear comunidad. No te engañes, se han dicho muchas cosas, pero no las has dicho tú. Tener tu propia voz y tu propio punto de vista es lo que te hace interesante, no repetir como un papagayo.

Durante mucho tiempo he escrito buen contenido, piezas que han pasado el filtro, pero no reflejaba mi personalidad, y, aunque esté bien no me hacía llegar a más usuarios porque a nadie le interesa escuchar lo que ya han dicho otros. El gran contenido es el que te hace vulnerable y te hace sentir algo incómodo delante de tus lectores. Piensa, ¿cómo puedo decir esto de forma distinta a los demás? Y así es como forjas tu propia voz.

Decir las cosas como las dicen los demás solo crea más ruido en el ruido, y tu voz se perderá.

 

 

 

 

Share This
Abrir chat
1
Hola!! Cuéntame...