Ah, la cuestión de los followers… cuántos blogs y artículos hablando acerca de la importancia de tenerlos y de cómo tenerlos…

Por suerte, cada vez son más las empresas, sea cual sea su tamaño, que se suben al carro del Social Media debido a los múltiples beneficios que puede traer para los negocios, pero, como todos sabemos, aún hay marcas que se adentran en el, para ellos, laberinto del Social Media, sin saber muy bien qué están haciendo.

Los Medios Sociales, y esto no hace falta que lo diga, son una gran arma para nosotros, pero, claro, bien utilizados. No vale de nada estar en Redes Sociales si no sabemos qué queremos, cómo lo queremos y cuándo lo queremos, y si nos adentramos de esta manera en lo dospuntocero, podéis estar seguros de que estamos condenados al más estrepitoso de los fracasos.

Y diréis, «¿por qué has titulado este post así?» Pues porque es una verdad como un templo.

Nuestra estrategia de marketing debe pasar forzosamente por establecer nuestra presencia online en las plataformas sociales que más adecuadas sean para conseguir nuestros objetivos, y, habitualmente, una de las imprescindibles es  Twitter (hablando de seguidores volando, jejeje…)

¿Y los seguidores?

Pues para que nuestro mensaje se difunda necesitamos gente que lo comparta, por eso es necesario tener seguidores, pero, no vale con tenerlos de cualquier forma, ni a cualquier precio, (es muy barato comprar diez mil de ellos), sino que necesitamos conseguir que usuarios afines a nosotros y a nuestro mensaje, que se adhieran a nuestra marca.

No hace mucho conocí a un chico que decía ser Community Manager y que estaba intentando vender a un cliente mío un paquete de estos superfantásticos que se venden por ahí y que consistía en aparecer siempre el primero cuando se realizase la búsqueda de “Community Manager en ….”, además de conseguir miles de seguidores que le asegurasen que su mensaje sería muy viralizado, y prometiéndole que gracias a estas acciones sus ventas iban a subir como la espuma.
Obviamente, me pareció algo poco profesional, para empezar, prometerle algo que a todas luces era imposible sin realizar un trabajo duro y concienzudo, pero este chico seguía jurando y perjurando que para que su marca tuviese éxito bastaba con tener muchos seguidores en Twitter.

Naturalmente, a más seguidores(de calidad) mayor posibilidad hay de que nuestro mensaje tenga más alcance y llegue a un público mayor, pero, de ahí a prometer que en cuestión de un mes iba a tener una audiencia superlativa… no sé, hay un buen trecho, ¿no creéis?
Es necesario crear una relación de confianza con nuestra audiencia, y, como en la vida real, hay que trabajar en ello para conseguirlo. Más vale explicar que con nuestra estrategia tratamos de vincular a usuarios que prometer que vamos a conseguir tres mil seguidores en un mes, seguidores que, pueden o no ser de calidad.
Es preferible tener un usuario que prescriba nuestra marca a otros que estén ahí, simplemente, o lo que es lo mismo, más vale Follower en mano que ciento volando.

Share This
Abrir chat
1
Hola!! Cuéntame...