A estas alturas no es necesario hablar de la importancia que tiene el contenido en una estrategia de marketing, y, por tanto, tampoco vamos a hablar de porqué necesitamos en ella un blog.

Pero, a pesar de su grandísima importancia, las redes sociales son imprescindibles también para difundir ese contenido que creamos en la bitácora, plataformas como Facebook o Twitter.

El problema surge cuando hacemos un mal uso de las redes sociales, por ejemplo, de Facebook o de Google Plus. Estas dos plataformas permiten publicar de un modo más “permanente” que en en Twitter contenido que consideramos importante y relevante para nosotros mismos y nuestras comunidades, pero sólo van a ayudarnos a conseguir nuestros objetivos si no las consideramos extensiones de nuestro blog.

Naturalmente, estas dos plataformas son un medio muy bueno para dar a conocer las actualizaciones de nuestro blog, pero sin olvidar que este canal no es más que una herramienta, no un fin en sí mismo. No se trata de hacer llegar a los usuarios a nuestra fanpage o a nuestra página de Google Plus, sino, que, a través de ella lleguen a nuestro blog.

Por lo tanto, es una práctica equivocada la de publicar sólo y exclusivamente lo que hay en nuestro blog y basar nuestra estrategia en esto, ya que, por ejemplo, no tenemos el control de los canales sociales y estamos sujetos a cualquier modificación, cambio o problema que se plantee sin poder hacer absolutamente nada, además de que es más complicado hacer SEO a una página en redes sociales que a un blog.

Para hacer un buen uso de estas plataformas, es necesario buscar a nuestro target y determinar cuáles son los objetivos que perseguimos, es decir, si queremos aumentar el número de visitas a  nuestro blog, conseguir más engagement o crear lazos más fuertes con nuestra comunidad. También podemos promocionar la marca.

Otra buena idea es planear tácticas para ellas, usando la conversación, fotos, enlaces a otros blogs que no sean el nuestro, usar las estadísticas y analizarlas. La buena noticia es que siempre podemos modificar nuestra presencia en esos canales.

Por lo tanto, la mejor recomendación que nos pueden dar es que usemos los distintos canales de forma correcta y adecuada a nuestras necesidades, conociéndolas de antemano, para así sacar el máximo beneficio de cada una de ellas.

 

¿Y tú, cómo usas los canales sociales?

 

Share This
Abrir chat
1
Hola!! Cuéntame...