El contenido existe desde hace mucho tiempo, ya hace mucho más de una década que estamos hablando de él. Sin embargo, mucha gente todavía lo toma como si fuera una táctica más, y cree que lo único que es es una publicación en un blog o una actualización en las redes sociales.

En realidad, no puedes hacer demasiado con tu marketing sin que tengas un enfoque serio y estratégico de tu contenido. Es más, creo que los contenidos son la voz de la estrategia.

He dicho mil veces, y no me cansaré de hacerlo, que tu contenido tiene que tener un enfoque intencional, o sea, que deben responder a un propósito. Lo puedes usar en tus emails, en el blog o donde te dé la gana, pero siempre tienen que tener una intencionalidad.

La forma de utilizar el contenido para guiar el viaje del cliente es muy importante. Por eso, todas las empresas deben abordar algunos elementos de contenido básicos antes de pasar a cosas como las entradas de blog y los episodios de podcast que van a llenar tu calendario editorial. Pero deberías empezar por utilizar el contenido para comunicar tu estrategia en todos los elementos de tu presencia online.

Los ejemplos son efectivos, y aquí tienes uno

Para ayudarte a entender lo que significa todo esto, me gustaría enseñarte un ejemplo de un cliente con el que trabajé hace unos años.Era una empresa instaladora de césped que ya tenía mucho hecho. Los procesos estaban bastante bien, un equipo de profesionales bien formados y clientes que les compraban. Mi labor no era la de intentar que fueran mejores que la competencia: ya estaban haciéndolo bien.

Mi papel era que todo el mundo supiera lo bien que lo hacían. 

Lo primero que hice fue trabajar el mensaje principal. La idea era comunicar que cuando llegases a casa te iba a encantar oler el césped. Al mismo tiempo, también tenía que incorporar las razones de porqué eran un gran aliado y una gran opción.

Cuando ya tuve claro el propósito del mensaje, ya fue mucho más fácil concretar qué tipo de contenido se podría producir. Hay una cosa de la que la mayoría no se entera, que no es cuestión de crear más contenido, sino de crearlo mejor. El adecuado.

🤞 ¡Aprende a escribir mejor!

¡No enviamos spam! Lee más en nuestra política de privacidad

Volviendo a lo básico

Todo comienza con el mensaje y la historia principales. Si no tienes claro cuál es el mensaje de  tu página de inicio, si no tienes definidas las páginas principales de tu web, si no tienes un vídeo básico, si no estás recibiendo las opiniones de los clientes, entonces te estás perdiendo los fundamentos del marketing de contenidos. Tienes que empezar con esto antes de sumergirte en el podcasting y los seminarios web y otros tipos de contenidos.

Storytelling

La narración de historias debe estar en el centro de todos tus contenidos. El concepto de storytelling se ha convertido en un tema relevante en el marketing en los últimos años. Si no sabes muy bien por dónde empezar a contar la historia de tu empresa, es una buena idea construir tu historia en torno a estos cinco puntos. Necesitas abrir un diálogo con tus clientes.

A tus clientes no les interesa lo que vendes, sino los problemas que resuelves. Tienes que ser capaz de comunicar que entiendes su problema de fondo. Por otro lado, es importante para tu negocio mostrar empatía por tus clientes.

A continuación, siempre les puedes ofrecer una imagen de cómo podría ser la vida si el problema de tu cliente desapareciera. Diles que puede ser así si te eligen a ti como la solución a su problema. Al fin y al cabo, tu marca entiende el problema y está aquí para solucionarlo.

Dales una llamada a la acción. Una vez que hayas abordado los cuatro puntos anteriores, tu cliente potencial debería sentirse bastante convencido de que entiendes su problema y tienes la solución que necesita. En ese momento, debes usar una llamada a la acción para que se pongan en contacto contigo y resuelvan su problema.

Escribe la historia de tu negocio. Puede que escribas dos páginas o dos párrafos, pero ponlo por escrito. A partir de ahí, podrás perfeccionarla y desarrollar tu mensaje de marketing en torno a ella.

Core Pages

Hay algunas páginas que toda web de negocios tiene que tener. Lo primero, una gran página de inicio. Ya he hablado antes de los elementos imprescindibles para cualquier página de inicio, y entre ellos se incluyen sus servicios, debes contar tu historia y usar elementos que generen confianza.

También deberías tener páginas para cada uno de tus servicios o áreas de servicio. Con demasiada frecuencia veo empresas con una página de inicio genial que se olvidan de los detalles cuando se trata de lo que realmente hacen. Una vez que te hayas ganado a la gente con tu mensaje en la página de inicio, debes sellar el trato con los detalles de tus productos o servicios y, a continuación, proporcionar llamadas a la acción para que se pongan en contacto, concierten una cita y se conviertan en clientes.

Las reseñas

Las reseñas son fundamentales para la presencia online de cualquier empresa. No sólo ayudan a la clasificación en los motores de búsqueda, sino que los clientes potenciales de hoy en día dependen más que nunca de la palabra de otros para ofrecer una prueba social. Tu web debería tener reseñas para recopilarlas en sitios de terceros como Yelp, Facebook y Google My Business.

También deberías recopilar testimonios. Esto no tiene por qué ser algo complicado; cuando alguien te escriba un correo electrónico, simplemente pídele permiso para compartir su testimonio en tu web.

La última pieza del rompecabezas de las reseñas es la redacción de los casos de estudio. Crear un perfil exhaustivo de un cliente satisfecho -cuál fue su problema, cuál fue su solución y qué sucedió después de que usted se involucrara- es otro elemento que genera confianza.

Los casos de estudio y las reseñas ayudan a los clientes potenciales a verse reflejados en las personas a las que ya has ayudado, y pueden ser un factor importante en su proceso de toma de decisiones.

Acude a tu contenido programado

Cuando ya tengas creado ese contenido, es cuando debes poner toda tu atención en tu calendario editorial. No importa si ya tienes un archivo grande de contenidos o si acabas de empezar con tu blog, la cuestión es que articular tu contenido en torno a las páginas centrales es bueno para el SEO y también para la experiencia del cliente. 

Estas páginas centrales te permiten posicionarte en las búsquedas de más intención y proporcionar esa información que te hace ser un recurso de información.

Si compartes mucho contenido útil agrupado en áreas temáticas importantes para tu negocio, te vas a convertir en una cara amable y en la guía para tus clientes potenciales. 

Las páginas pilares te ayudan a responder cualquier pregunta que tiene el cliente a lo largo de todo su recorrido. Imagina, por ejemplo, un cliente que quiere comprar un coche y no sabe muy bien cuál comprar. Le van a surgir mil preguntas: cuánto cuesta, es difícil de mantener, cuánto gasta…

Si tienes una página que le responda a todas estas preguntas, ya vas a tener mucho ganado. Pero mucho. Sobre todo, si hay otras empresas que no se anticipan a estas cuestiones. 

Por otro lado, no importa si el contenido ya lo tienes en el blog o no, estas pillar pages te van a dejar estructurarlo para que sea más “consumible”. El usuario no tendrá que hacer labor arqueológica para buscar las publicaciones más interesantes, sino que se lo vas a dar bien mascado. 

Respecto al SEO, estas páginas indican que tu contenido es útil y relevante, con el consiguiente beneficio para el SEO. 

El contenido sigue siendo el rey, digan lo que digan

No solamente es eso, que siga su reinado triunfante, sino que tiene que ser parte de tu estrategia. Al fin y al cabo, eso es lo que hace que tu empresa o negocio se distinga de la competencia.

¿Hablamos?

Inma Jiménez copywriter

Ah, hola
Un placer conocerte.

Suscríbete para recibir contenido genial en tu email.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Share This
Abrir chat
1
Hola!! Cuéntame...