Palabras clave para copywriters y redactores SEO

Palabras clave para copywriters y redactores SEO

Sí, ya sé que hace muy poco te dejé un cuadernillo descargable con este mismo tema, pero hoy te lo quiero dejar en formato de post. ¿Por qué? Porque, además de que creo que es bueno proporcionar un mismo contenido en distintos formatos (no a todos les gusta el mismo), es bueno para el SEO. Po esta vé te voy a hablar de las palabras clave para copywriters y redactores SEO. Ea.

¿Cómo pueden usar los copywriters y redactores SEO las palabras claves correctamente cuando son incorrectas gramaticalmente ?

Muchas palabras clave no siempre son gramaticalmente correctas. Esto hace que los copywriters y redactores SEO siempre estén esforzándose por incorporar términos como «abogado de divorcio Sevilla». (Si dejas estas palabras tal cual y los usas, tus textos sonarán raros, y estarán incorrectamente redactados. Además, no generarás nada de confianza en tus lectores)

Peor aún es encontrarse con faltas de ortografía dentro de algunos términos SEO. Ocurre, créeme. Cuando escribes, como es el caso de los copywriters o redactores SEO, una de las peores pesadillas de palabras clave podría ser «perder peso». Te sorprendería la de veces que se busca esto en internet, sin embargo, usar este término tal cual en una frase podría hacer que tu credibilidad se desplomara, o la de tu cliente, si es a lo que se dedica.

Es cierto que a algunos clientes potenciales no les importa esto cuando buscan en Internet, pero si no puedes escribir correctamente un término básico del sector, puedo asegurarte que vas a perder credibilidad.

Entonces, ¿cómo se puede utilizar e integrar estas palabras clave «comodín» para SEO, complacer a tu cliente y evitar sonar como un robot? Los copywriters y redactores SEO hay veces que lo tienen francamente complicao.

Fácil: Pon los signos de puntuación estratégicamente en tus keywords difíciles. Los motores de búsqueda no dan importancia a los signos de puntuación. Es un buen truco para copywriters y redactores SEO. Pero deja que te ponga un ejemplo.

“Busca una abogado de divorcio Sevilla y soluciona todos tus problemas.”

En vez de esto, mejor escribe lo siguiente:

“Las relaciones no siempre salen bien, no siempre acabamos siendo compatibles. A veces, las relaciones entre personas se deterioran por muchas razones. ¿Por qué no contar con un abogado de divorcios? Sevilla es una ciudad donde puedes encontrar al que necesitas”

Si te das cuenta, la palabra clave “abogado de divorcios Sevilla” sigue apareciendo en el texto, pero se lee correctamente. El secreto es hacer que “abogado de divorcios” sea el final de una frase y “Sevilla” el principio de otra. 

Ambas frases contienen la palabra clave, pero sólo una tiene sentido para los humanos. Los motores de búsqueda ignorarán el punto y sólo verán la palabra clave (Google incluso ignorará los saltos de párrafo). Ea, po un consejo molón pa ti. 

Coge este pequeño consejo y dale caña para hacer mejores tus contenidos. 

La diferencia entre keyword principal y secundarias

Como copywriters y redactores SEO, es posible encontrarse con clientes que quieren que utilices una palabra clave principal en su contenido, así como algunas palabras clave secundarias y sinónimos.

Esta es la diferencia: La palabra clave principal es la que quieren que aparezca en los resultados de búsqueda. Las palabras clave secundarias, por su parte, son los términos que apoyan esa palabra clave principal.

Todo se reduce a la búsqueda semántica. Google y otros motores de búsqueda no se limitan a buscar repeticiones de la palabra clave principal (eso es SEO antiguo). En cambio, los algoritmos buscan el contexto: ¿tu contenido proporciona la información que necesitan los usuarios con una intención de búsqueda concreta?

Piénsalo así: cuando hablas de un tema, usas varios términos relacionados para describirlo y explicarlo a alguien.

Por supuesto, no podemos hablar del aumento de la búsqueda semántica sin mencionar también el aumento simultáneo de la búsqueda por voz. Las nuevas tecnologías, como Amazon Alexa o Google Home, permiten pedir información a un dispositivo.

Resulta que la gente utiliza la búsqueda por voz de forma diferente a la búsqueda en la web. Hablamos con nuestros dispositivos utilizando un lenguaje natural y términos relacionados con la semántica.

Por ejemplo, una búsqueda normal en Google podría ser “cambiar aceite coche”

Sin embargo, si haces la búsqueda mediante Google Home, Alexa o Siri, será distinta, ya que será una pregunta.

“¿Cómo le cambio el aceite a mi coche?”

Para ambos tipos de búsqueda, el usuario quiere la misma información. Sólo la redacta de forma diferente. El lenguaje utilizado y los términos de búsqueda resultantes están vinculados semánticamente. Si incluimos ambos en nuestro contenido, nos estamos dirigiendo a ambos tipos de búsquedas.

Cómo encontrar palabras clave secundarias/sinónimas con Google:

Si quieres encontrar palabras clave secundarias/sinónimas para usarlas en tu contenido, puedes encontrarlas fácilmente con la ayuda de Google.

1. Haz una búsqueda utilizando la palabra clave en la que te quieres enfocar y encontrar términos relacionados.

2. Desplázate hasta el final de la primera página de resultados.

3. Encontrarás una lista de posibles palabras clave secundarias bajo el título «Búsquedas relacionadas con [inserta tu palabra clave]»

Ejemplo: palabra clave principal, «cómo escribir un post»

Estas son algunas palabras clave secundarias/sinónimas:

Usa las palabras clave en tus contenidos táchalas cuando las utilices. No es necesario que las metas con calzador o que uses miles de sinónimos.

Optimiza y ya está. 

¿Me estoy colando con las palabras clave?

Por ejemplo, aquí tienes otra frase típica de palabras clave que se encajan difícil y que el cliente te podría dar: “mejores coches de Sevilla”. A mi este tipo de palabras clave me las han dado miles de veces. 

Es verdad que te puedes exprimir el cerebro y tratar de ser creativos escribiendo algo como “si necesitas los mejores coches, Sevilla tiene un concesionario en el que puedes conseguir lo que buscas”. Y en uno de los Hs podrías poner la palabra clave principal lo más natural posible, algo como “Encuentra los mejores coches de Sevilla en…”

Pero nos quedaremos sin opciones gramaticalmente correctas de forma rápida.

Sólo tienes que utilizar las variaciones de esta frase de palabras clave, y esas palabras clave secundarias y variaciones, a lo largo de todo el contenido.

Resumiendo: No intentes forzar la palabra clave en el texto y no utilices exactamente la misma palabra o frase clave una y otra vez.

Y un consejo que mola: antes de cerrar tu contenido, léelo en voz alta para ver si hay algún error. Puede parecer una tontería, pero funciona: simplemente lee ru contenido en voz alta y presta atención a cómo te sientes haciéndolo. Escúchate y averigua si hay algo que suena mal o raro.

Deberías ser capaz de escuchar aquellos puntos que no suenan naturales, y también oirás si utilizas una palabra demasiadas veces. Y una ventaja adicional de la lectura en voz alta -incluso si lo haces en silencio- es que casi siempre encontrarás cosas que puedes pulir.

Estos son algunos consejos que pueden usar los copywriters y los redactores SEO con las palabras clave, pero te puedo dar otros muchos. Si necesitas un poco más de ayuda con esto o con redes sociales y estrategia, ponte en contacto conmigo hoy mismo.

¿Qué es la intención de búsqueda y cómo puedes optimizar tu blog para ella?

¿Qué es la intención de búsqueda y cómo puedes optimizar tu blog para ella?

Si trabajas en marketing, tu objetivo será atraer más clientes potenciales y convertirlos. Pero para que eso pase, tienes que mejorar el reconocimiento de tu marca haciendo que tu negocio sea visible para las personas que están interesadas en tus productos y servicios.Esto tiene mucho que ver con la intención de búsqueda.

Así vas a atraer a un público más específico y a conseguir tus objetivos de conversión más rápidamente. Hay varias formas de hacerlo. Pero nada funciona mejor que el SEO combinado con los mejores contenidos para ganar un sólido tráfico orgánico.

A diferencia del tráfico que generan los anuncios y las redes sociales, el tráfico orgánico permanece, y por eso, lo mejor es tener ese tipo de tráfico. El problema está en que la gente piensa que con escribir tres artículos en el blog y usar el Yoast ya está todo hecho. Pero qué va. Ni de broma. Google es más inteligente, y por eso no solo tienen que ver las palabras clave en la búsqueda, sino también la intención de búsqueda del usuario.

¿Qué es la intención de búsqueda y cómo se optimiza el contenido para ella?

La intención de búsqueda no es más que el objetivo principal del usuario al realizar una búsqueda. Todos tenemos un objetivo específico cuando buscamos algo en internet. Puede ser realizar una compra, recabar información, buscar una dirección o cualquier otra cosa similar.

A lo largo de los años, Google ha trabajado mucho en mejorar su algoritmo para determinar la intención de búsqueda de sus usuarios. Ahora prioriza aquellos contenidos para clasificar las consultas de búsqueda que coinciden con la intención de búsqueda del usuario. Por lo tanto, si quieres mejorar tu posición en buscadores, tu contenido tiene que adaptarse a lo que buscan los usuarios. 

¿Qué tipos hay?

Antes de lanzarte a optimizar contenido para la intención de búsqueda, primero hay que conocer los 4 tipos diferentes. Vamos a echarles un vistazo.

Informativa

Tal como sugiere el término, cuando la intención de búsqueda es informativa, se sabe que el usuario busca algún tipo de información. Este tipo de contenido suele ser muy diverso: tutoriales, publicaciones sobre cómo algo, guías, etc. Algunos ejemplos de este tipo de contenido son:

  • ¿Quién es Melissa Etheridge?
  • ¿Cómo crear un blog desde cero?
  • ¿Dónde hay una tienda de Apple cerca de mi?

Claro, también es posible que cada consulta no sea una pregunta, pero a todas luces, se nota que estás buscando información. Por lo tanto, Google te mostrará sólo aquellos contenidos que ofrezcan información más específica para las consultas. Esta es la razón por la que la mayoría de las veces encontrarás Wikipedia como uno de los primeros resultados para algunas de las búsquedas con intención informativa.

Comercial

La siguiente intención de búsqueda es de naturaleza comercial. Cuando busques algo con esta intención en Google, verás que los resultados incluyen resultados publicitarios en la parte superior de la SERP. Este tipo de resultados de búsqueda se centran más en dar información sobre la marca que en el sentido en sí de la consulta.

Transaccional

La intención de búsqueda transaccional incluye resultados de búsqueda que pueden ayudar al usuario a completar una transacción. Por ejemplo, si te quieres comprar una guitarra. Google te va a dar los mejores resultados, y en función de la consulta, a veces te puede decir dónde están los establecimientos en los que está esa guitarra.

De navegación

Los usuarios con intención de búsqueda de navegación ya saben qué web quieren consultar. Sólo quieren navegar por las diferentes páginas de esa web. Por eso Google les mostrará las páginas más importantes para facilitarles la navegación. Y, en función de su búsqueda, puede incluso mostrar contenido relacionado, como noticias, menciones, etc.

Optimizar el contenido para la intención de búsqueda

Google es muy listo y sabe si sus usuarios están contentos con los resultados de la búsqueda. Es más probable que hagan clic en ellos cuando esto ocurre. Si no, seguirán bajando para encontrar otros que les molen más. Pero el objetivo principal de Google es satisfacer la intención del usuario. Por eso, si considera que un determinado resultado de búsqueda no es bueno, lo hará descender en su clasificación.

Y por esa razón es importante optimizar el contenido para la intención de búsqueda. ¿Cómo hacerlo? Vamos a verlo…

Utilizar archivos multimedia

En vez usar solamente texto, tira de otro tipo de archivos multimedia. Puedes usar imágenes, videos o Gifs. Eso va a ayudarte a posicionar mejor.

Pop-ups con intención de salida

Los pop-ups usados mal pueden ser muyyyyyy molestas. Lo sabes. Sin embargo, si las utilizas con cabeza, te pueden ayudar a convertir. Una manera de hacerlo es con intención de salida.

Enfócate en las fuentes 

Es muy importante que el contenido se pueda leer bien, si no, tu usuario se va a marchar. Haz tu contenido fácil de escanear con la fuente adecuada y suficientes subtítulos.

Usa Google Analytics

Google Analytics te ayuda a conocer varias métricas importantes como la tasa de rebote, el promedio de sesiones, etc., que determinan el éxito de tu blog. Así que averigua qué es lo que provoca una tasa de rebote alta y una sesión media baja y trabaja en estos aspectos mejorando tu contenido.

¿Quieres que te eche una mano? Entonces, escríbeme o llámame. Hablamos cuando quieras. 

La importancia del contenido en el SEO

La importancia del contenido en el SEO

A veces, no nos damos cuenta de la verdadera importancia que tienen los textos SEO en nuestros blogs y en nuestras webs, y eso es un error muy grave.

La importancia del contenido para el SEO

En ocasiones nos encontramos con páginas web que, a causa de un mal posicionamiento SEO, no verán la luz del sol en lo que a la aparición en los resultados de los motores de búsqueda respecta, sobre todo en Google, que es con diferencia el buscador más utilizado por los usuarios.

Pero, si prácticamente todo aquel que investigue un poco termina averiguando las ‘tácticas’ a utilizar para optimizar dicho posicionamiento en su web, ¿por qué no consiguen visibilidad? Aquí entra en juego la importancia del contenido en diseño web.

La respuesta está en porque, pese a que se sirvan de estas técnicas para optimizar su SEO, se olvidan por completo de algo que es quizás lo más importante a la hora de aparecer en los resultados de búsqueda del navegador; el hecho de que tanto Google como el usuario consideren que nuestra web es relevante y de calidad.

Estamos hablando nada menos que del contenido de la página en cuestión y de cómo lo compaginamos con nuestro SEO.

Y es que, sin que nuestra pretensión sea la de restarle valor a cuestiones como por ejemplo la velocidad de carga de nuestra web, hemos de darle al contenido de esta la importancia que merece, ya que, tanto para el usuario, como para los propios motores de búsqueda, lo que realmente hará que consigamos que nuestro público se quede o se marche de nuestra web, será no otra cosa, que el contenido.

Dicho de otro modo, un texto que es relevante para el usuario, lo será para Google, y, por lo tanto, esto favorecerá nuestro posicionamiento.

No obstante, también es cierto que, pese a que el contenido es digamos que la causa necesaria de cara a que el usuario no se marche, tampoco debemos escatimar en la ideación de una buena estrategia SEO, etiquetados, palabras clave, etc., acordes al contenido y a la forma en que estamos presentando dicho contenido.

Y para saber qué ha de tenerse en cuenta tanto a la hora de compaginar SEO y contenido, como que este último no nos proporcione las temidas tasas de rebote porque el user no ha encontrado lo que buscaba, vamos a ver unas sencillas pautas que nos dejarán claro cómo proceder al respecto:

Nuestro contenido ha de ser relevante

Como veníamos advirtiendo, el contenido es el rey del conjunto del tablero, y por ello ha de ser relevante para el usuario, aportarle información útil, y, en definitiva, ofrecerle aquello que está buscando.

Si el usuario se queda e interacciona con nuestra web, Google lo entenderá como algo que está aportando contenido de calidad para este, y le dará una buena posición en el ranking de búsqueda.

Para conseguirlo debemos en primer lugar, aportarle información original, que no esté en otro sitio, y, por otro lado, que no sea esta un copia-pega de otra página, (cuántas veces vemos varias webs con una página que en contenido es exactamente igual al de otra).

El texto ha de tener una estructura coherente

El orden también es importante, pues una buena estructuración del contenido va a otorgarle mayor claridad al texto, y el usuario, aparte de entenderlo mejor, buscar con mayor facilidad algo que acaba de leer, obtendrá con ello una lectura más amena, (debemos recordar que las más de las veces y según en qué contextos, los usuarios buscarán únicamente datos muy concretos, por lo que no se leerán todo el texto).

Además, esta claridad expositiva también será premiada por Google, que tiene muy en cuenta este aspecto de legibilidad a la hora de categorizar una página y darle, o no, mayor notoriedad respecto a otras.

El contenido debe actualizarse con frecuencia

Este aspecto es muy importante, pues si, información que a priori es útil y valiosa para el usuario, termina quedando obsoleta o desactualizada, este rápidamente acudirá a otro lugar en el que el contenido se renueve de forma periódica, lo que implica que se marche de la nuestra, y que pierda valor para él.

Google también valora muy positivamente la actualización del contenido, pues entiende que esa página en cuestión no ha quedado abandonada y/o ha sido descuidada por su creador.

El contenido y lenguaje a utilizar deben adecuarse a la query del usuario

Puede sonar lógico, pero las palabras a escoger, tanto en lo que a las keywords respecta, como de cara al texto que vamos a presentar a nuestro púbico objetivo, han de formar parte de un lenguaje que nuestros usuarios comprendan.

Así, por ejemplo, en el supuesto de que vendiéramos medicamentos, deberíamos utilizar un lenguaje distinto si estos van dirigidos directamente a quien los va a tomar, que presumiblemente no tendrá demasiados conocimientos técnicos acerca de sus componentes, etc., del que utilizaríamos si nuestra intención fuera vendérselos a empresas farmacéuticas.

De lo contrario, si el usuario por un lado se encuentra con información que no comprende, o que, por otro lado, no le ofrece los detalles suficientes a su juicio, se marchará y buscará en otro sitio el producto o servicio que sí le ofrezca esa fiabilidad.

El uso de palabras clave en función de a quién va dirigido el texto

Es por ello, que tanto el texto como las keywords han de adecuarse tanto a la intención de búsqueda como al lenguaje que el usuario esté acostumbrado a utilizar, dentro del nicho de mercado en el que nos hallemos.

Esta buena praxis, más el uso adecuado de los etiquetados, es algo que además el gigante Google valora siempre muy positivamente.

No debemos mezclar contenidos

Muchas veces no caemos en ello, pero el hecho de mencionar en un texto elementos que no tienen relación directa con el contenido de la página, puede menoscabar nuestros puestos en los resultados de búsqueda.

Por ejemplo, si tenemos una web que se dedica a vender cursos de idiomas, y estamos redactando el contenido de la página en la que estamos ofreciendo los cursos de inglés, mencionar en algún apartado de la misma, dentro del texto, que vendemos también cursos de alemán, no nos va a beneficiar tanto como quizás pudiéramos llegar a creer.

Imaginemos que un usuario está buscando cursos de alemán, y por ese pequeño error, en vez de terminar en la landing page de nuestra oferta de cursos de alemán, termina en la de los cursos de inglés. Esto ocasionará que el usuario se marche de nuestra página, ya que no ha encontrado lo que buscaba, y quizás ya no vuelva más por nuestra web.

El uso de sinónimos

Los bots de Google cada vez reconocen de forma más eficiente los distintos significados de una palabra y de determinadas frases según los determinados contextos en los que estas se puedan dar.

Por ello es interesante, en aras de darle mayor calidad al texto, tanto de cara a Google como al usuario final, que nos sirvamos de la riqueza semántica y léxica que el lenguaje nos ofrece, ya que no va a afectar negativamente al SEO, sino todo lo contrario.

La longitud del texto y su legibilidad

La legibilidad es un elemento importantísimo de cara al SEO, y también para el usuario.

Pudiera parecer que simplemente con elegir las tipografías adecuadas tendríamos todo este apartado resuelto, pero lo cierto es que no es así.

Para que nuestro texto sea legible, ha de estar bien estructurado, tal como mencionábamos anteriormente, y no debe tener párrafos demasiado extensos.

Algo que parece tener en cuenta el algoritmo de Google es la longitud, que no ha de ser ni demasiado extensa (quizás más de 5000 palabras sea ya demasiado), ni demasiado corta, (hablaríamos de menos de unas 1000 palabras).

No obstante, y respecto a esto último, si la temática que vamos a tratar no puede ofrecer un texto de por ejemplo 2000 palabras, es mejor en este aspecto que no se añada información porque sí, a que quede demasiado corto.

Dicho de otro modo, no hay que anteponer estos dictámenes a la calidad del contenido, pues irónicamente, estaríamos perjudicando nuestro SEO.

Uso de links e interlinks

El hecho de adjuntar links hacia otros sitios de autoridad que aporten información de valor para el usuario, nos otorgará credibilidad respecto a Google.

A este respecto, podemos añadir enlaces hacia nuestra página en los comentarios de algún post de temática similar (nunca poner links por ponerlos), o conseguir que terceros los introduzcan en el contenido de las suyas. Esto otorgará autoridad, en el sentido de que estamos haciendo ver a Google que damos importancia al contenido relevante.

Algo que también podemos hacer, si procede, es insertar links que lleven hacia otras páginas de nuestra propia web. Eso sería una muestra de que tenemos bien estructurado nuestro sitio, lo que favorecería la visión que de nuestra web obtendrá Google, y con ello, nuestro posicionamiento.

Cuidar la ortografía

Tener este aspecto bien cuidado es importante de cara al usuario, que no gusta de ver textos ni con faltas de ortografía ni gramaticales, y por supuesto, menos aún a Google, quien valora negativamente que estas faltas se hallen presentes en el contenido de una web.

Conclusión

Como hemos visto, hay formas de adecuar el SEO al contenido, y que en función de cuál y cómo sea este, de qué forma lo presentemos, y de cuál vaya a ser nuestro público objetivo, lo haremos de una u otra forma.

Es de vital importancia también tener en cuenta las directrices de Google a la hora de hacerlo, pues siguiendo estos consejos y dichas pautas (de lo más sencillas y coherentes), obtendremos, a parte de un texto de calidad y valor para el usuario, una página con contenido relevante de cara a Google y sus algoritmos, y, por lo tanto, un mejor posicionamiento en los resultados de búsqueda.

Contenidos y SEO, toma maridaje molón

Contenidos y SEO, toma maridaje molón

Pues sí, chicos. A ver, que no quiero meter la pata ni ná de eso, pero te digo una cosa que es más verdad que el hecho de que el Betis es el mejor equipo del mundo y La Guardia la mejor banda de rock de la historia de la música española: los contenidos y SEO maridan mejor que cualquier vino y carne. (Igual he dicho una barbaridad, no tengo ni idea de eso).

La cosa es que unos buenos contenidos y SEO son maravillosos para poner tu página web en los primeros resultados de búsquedas de Google o cualquier otro buscador, sobre todo, si en tu empeño te cruzas con una agencia SEO molona.

Por un lado, el marketing de contenido es el proceso de creación y distribución de contenido valioso, relevante y coherente para atraer y retener una audiencia claramente definida y, en última instancia, para impulsar una acción que quieras por parte del cliente. Por otro, podemos definir el SEO como las tácticas que se emplean para optimizar no solamente tu web, sino los contenidos que hay en ella, para impulsar todo ello al Olimpo de las búsquedas: la primeras posiciones en el SERP. Po toma. Ahí lo llevas, colega.

No puedes dejar de lado el contenido, pero el SEO tampoco. Son dos ruedas de la misma moto, o de la misma bici, depende de lo que uses.

Por qué los contenidos y SEO son fundamentales

La combinación perfecta entre contenidos y SEO es el arma secreta (al igual que el sombrero del Inspector Gadget para él) para tu empresa o tu marca personal, que oye, también puedes usarlo ahí, para que tu tráfico aumente y mejores tu clasificación en Google. Además, y esto es importante, te hace más visible, lo que te puede reportar muchas más ventas si te lo montas bien.

Piensa que internet ha conseguido que la información se consuma de forma muy diferente a como se hacía hace unos años. Ahora, es mucho más fácil encontrar lo que buscas en internet, y esto ocurre porque son muchas las empresas lo que ofrecen lo que tú puedes estar buscando. Sin embargo, esto hace que como marca sea mucho más complicado llegar a los primeros puestos de los buscadores por la gran competencia que hay.

Es aquí donde los contenidos y SEO trabajan juntos: escribes los contenidos que el usuario puede necesitar y el SEO los optimiza para adaptarlos a los criterios de Google y los buscadores, para hacerlos indexables y bien estructurados. Ole ahí.

Una estrategia SEO es fundamental para tu página web o tu blog

Escucha, que yo no soy SEO. He tenido que aprender algunas cosillas por necesidades del guión, pero repito, no soy SEO. Así que si necesitas uno, mejor busca un profesional del posicionamiento web. Sin embargo, sí soy consciente de la gran importancia que tiene para tu web una estrategia SEO.

Te cuento cositas chulas sobre esto. Espera.

Una estrategia de SEO es importante para cualquier página web o cualquier blog si lo que quieres conseguir es que tu tráfico suba como la espuma.

Lo primero que debes hacer en una estrategia de este tipo (y que me corrijan mis colegas SEO si me equivoco, pero por favor, no seáis crueles) es pensar en el tipo de contenido que vas a publicar en tu página web. ¿Qué vas a publicar, noticias, simplemente artículos de divulgación como este sobre contenidos y SEO?

En cualquier caso, deben ser publicaciones que aporten algún valor, interesantes para el lector al que te diriges. Eso es impepinable. Además, también es buena idea asegurarte de que todos los enlaces de tu web están bien optimizados usando palabras y frases clave en el contenido. Hay gente que usa los títulos y subtítulos para enganchar enlaces, y colocan descripciones de los párrafos para que destaquen aún más.

Por otro lado, también hay que pensar que el SEO también se puede hacer fuera de tu web, para lo que también es importante el contenido que publicas en las redes sociales, por ejemplo.

Y la estrategia de contenidos, ¿dónde la dejamos?

Insisto. Contenidos y SEO es algo fundamental, y de contenidos también necesitas una estrategia.

La estrategia de contenido es el plan que utilizas para crear y distribuir contenido. En el mundo del marketing, es un medio de persuadir a las personas para que compren el producto o servicio de una empresa. Tiene tres componentes principales: los objetivos, los mensajes y los canales.

  • Objetivos: Los destinatarios son aquellos consumidores que se espera que respondan al mensaje de marketing. A menudo constan de dos tipos: individuales o en masa; ambos con diferentes estrategias que están diseñadas específicamente para ellos.
  • Mensajes: Son las palabras e imágenes que se utilizarán en un intento de persuadir a los clientes para que compren el producto o servicio que se comercializa.
  • Canales: los canales son la forma en que estos mensajes se entregarán a los consumidores (los ejemplos incluyen anuncios de televisión, publicaciones en redes sociales o cualquier otro medio digital).

Si quieres más información sobre cómo hacer una estrategia de contenidos, contacta conmigo, o si necesitas que te eche una mano con la creación de los contenidos que vas a necesitar, ya sea una newsletter o un artículo para tu blog. Dime qué necesitas y charlamos a ver cómo puedo ayudarte.

La guía de marketing de contenidos para start-ups

La guía de marketing de contenidos para start-ups

Construir una empresa que funcione es algo más que crear un plan de negocio viable. También es básico que la estrategia de marketing esté diseñada para dar a conocer y exponer tu marca al público adecuado. El marketing de contenidos para startups puede marcar la diferencia entre el fracaso y el éxito.

El principal objetivo del marketing de contenidos para startups es darse a conocer. Cuando tu empresa es nueva, nadie sabe que existe, nadie la conoce. Muchos de las prácticas y los consejos de marketing de contenidos están dirigidos a empresas que llevan más tiempo, pero no te servirán de mucho si aún no has creado una audiencia para tu marca.

Además, cuando estás empezando, es poco probable que tengas mucho presupuesto para marketing. Por este motivo, el marketing de contenidos es perfecto, ya que puedes realizar un plan de marketing de contenidos molón con poco presupuesto.

A continuación te voy a dejar paso a paso las fases que cualquier empresa debe seguir si quiere sacar el máximo partido a su marketing de contenidos para startups.

Pa ti, pa que te lo lleves

Una de las mejores estrategias que puedes usar cuando empieza tu empresa es el marketing de contenidos

Antes de crear contenidos trata de conocer bien a tu público objetivo

Crea objetivos y haz un seguimiento de los kpis o indicadores de rendimiento para que consigas el mayor beneficio del marketing de contenidos para start-ups

👉 Crea objetivos para el marketing de contenidos para startups

Para las empresas nuevas, más que para cualquier otro tipo de negocio, es fundamental asegurarse de que manejando el tiempo y los recursos de manera eficiente.

Cuando se intenta poner en marcha un nuevo negocio, se suele trabajar con un presupuesto bajo, un equipo pequeño y con un montón de tareas que tienes que hacer. Por esa razón, los responsables de este tipo de empresas tienen unas jornadas de trabajo tan largas. Hay mucha presión porque continuamente buscan inversión. Además, lo intentas hacer tú todo. Todo lo que hay que hacer es importante. 

Es por eso por lo que no te puedes permitir no ser eficiente ni perder el tiempo. Y para ello, el marketing de contenidos para startup es una herramienta muy útil, puesto que, si lo hacemos bien, tiene un ROI mayor que otros tipos de marketing. 

Pero no se puede adoptar un enfoque disperso del marketing de contenidos y esperar conseguir un retorno de la inversión brutal sin un enfoque estratégico. Hay que definir objetivos y revisarlos periódicamente para asegurarse de que todo va como debe. 

A la hora de establecer objetivos, lo mejor es centrarse en unos pocos indicadores clave de rendimiento o KPI. Pero antes de elegir estos KPI, hay que tener una idea clara de lo que quieres conseguir exactamente con el marketing de contenidos para startup. Esto podría incluir:

  • Crear conciencia de marca y confianza
  • Dirigir el tráfico a la web
  • Aumentar los seguidores y la participación en las redes sociales
  • Generar clientes potenciales y ventas

Seguramente, tu empresa tiene todos esos objetivos y más. Pero es mejor concentrarse en unos pocos objetivos principales cuando están empezando. Una vez que hayas definido tus objetivos principales, podrás definir los KPI para medirlos y realizar el seguimiento.

Los KPI que uses tendrán que ver con las métricas de tu sitio web, correo electrónico y redes sociales y normalmente deberían contemplar datos específicos como contactos de tu lista de email, menciones, tasa de rebote, visitas recurrentes…

👉Define y comprende a tu público

El siguiente paso es comprender a quién te diriges exactamente cuando creas tu contenido. Esto es importante, ya que si no aciertas con el objetivo, estarás limitando la eficacia de tus contenidos, sin importar cuál sea su calidad. Para ello, es buena idea crear buyer personas que representen a algunos segmentos clave del público. 

El buyer persona

Un buyer persona es un personaje ficticio que representa a un segmento de la audiencia en particular. Cuando se crea contenido para una audiencia, puede ser difícil imaginar para quién se está escribiendo. El buyer persona te ayuda a crear esta imagen mental y descripción, y puede ayudarte a crear un mejor contenido, ya que siempre estarás escribiendo con esta persona en mente. Algunos de los datos que debe contemplar son los siguientes:

  • Datos demográficos como la edad, el sexo, la ubicación y los ingresos
  • Sus gustos y preferencias
  • Sus necesidades, problemas y retos
  • Cómo pasan su tiempo en línea (incluyendo qué redes sociales)
  • Qué tipo de contenido prefieren consumir (publicaciones cortas en redes sociales, publicaciones largas en blogs, infografías o vídeos)

La investigación debe incluir también las preguntas que se hace el público y cómo puedes ayudarle dándoles la información que busca. La base para esto es la investigación de palabras clave, que también le dará una idea del tipo de contenido que debes crear.

Investiga a la competencia y el contenido que crean

Además de conocer  a tu audiencia, merece la pena hacer lo mismo con tu competencia. ¿Qué tipo de contenido está creando? ¿Cuáles les funcionan mejor? ¿Cómo se comunica su público con ellos en internet? Por supuesto, esto no significa copiar el contenido de otro blog. Pero si puedes ver qué tipo de contenido está funcionando mejor. Así puedes ahorrar tiempo y maximizar tu ROI creando un tipo de contenido parecido.

Planifica, publica y promociona tu contenido

A estas alturas, deberías tener una idea de qué tipo de contenido vas a crear y dónde debería publicarlo.

El siguiente paso es planificar el marketing de contenidos en un calendario. Tu calendario de contenidos te ayudará a producir y promocionar contenidos, y a garantizar que tu marketing de contenidos esté alineado con tu estrategia general de marketing.

Independientemente de lo limitados que sean su tiempo y recursos, es importante ser coherente con el plan de contenidos. Publicar una ráfaga de contenidos nuevos durante unas semanas y luego no hacerlo durante meses no sirve para nada. Es fundamental mantener un calendario de publicación regular, y un calendario de contenidos es la principal herramienta para conseguirlo.

El marketing de contenidos no sólo consiste en publicar contenidos, sino que también es importante asegurarse de promocionarlos en los lugares adecuados. Tu investigación de la audiencia debe guiar tus esfuerzos, y la mayoría de las startups utilizan una variedad de tácticas para mover sus contenidos, incluyendo las redes sociales, el correo electrónico, el SEO y la distribución de terceros.

Analiza y revisa cómo funciona tu contenido

El trabajo no termina una vez que has publicado una pieza de contenido y la ha promovido en sus principales canales de marketing. Un paso clave que no puede pasarse por alto si quiere alcanzar el éxito en el marketing de contenidos es analizar continuamente sus campañas de contenidos para poder identificar lo que está funcionando y lo que puede mejorar.

Este es el punto en el que te refieres a tus KPIs para poder medir tu progreso y optimizar tus contenidos. Es posible que no consigas todos tus objetivos de contenido tan pronto como te gustaría, pero no pasa nada. Mientras sigas progresando e identificando qué mejorar, el marketing de contenido que hagas será más efectivo.

¿Qué, te echo una manita? Venga, escríbeme y charlamos un rato.

¿Un blog desde cero? ¡Vaya latazo!

¿Un blog desde cero? ¡Vaya latazo!

Nooooooooooooo, no tiene por qué ser así, hombre. No te me mosquees. Empezar un blog desde cero tiene su trabajo, claro que sí, pero no necesariamente tiene que ser un dolor de cabeza acojonante. Hay que tener en cuenta muchas cosas, desde el nombre perfecto hasta la plataforma que vas a utilizar, pasando por el diseño y la marca. Lo que te digo. Mogollón de cosas.

Y todo esto, antes de que te pongas a pensar qué vas a escribir. Claro, es normal que te entren las siete cosas una detrás de otra y que te sientas superao. Pero no te preocupes, compañera/o, que pa eso estoy yo aquí. En este post, pa que puedas empezar un blog desde cero, te voy a dejar algunas cosillas que puedes hacer para empezar tu camino hacia el post perfecto.

Y de verdad, no es tan chungo como parece. Te lo prometo.

✅¿Qué me hace falta para empezar un blog desde cero?

Bueno, pues lo primero que necesitarás es una buena idea, claro. Si no la tienes, te echo una mano a encontrarla. Mira. 👇

😎Elige un nicho más pequeño

¿Sobre qué quieres escribir un blog? Puedes hacerlo de lo que te dé la real gana. La cosa es que una vez hayas encontrado un tema, es mejor delimitarlo, quiero decir, centrarte en algo más específico. Te pongo un ejemplo, que las cosas siempre se ven mejor así: si para empezar tu blog desde cero vas a escribir sobre música, un nicho más específico podría ser «música española», «blues del delta» o lo que quieras.

Pero claro, tú aquí me puedes decir que entonces no vas a llegar a tanta gente. Po no, no es así. Si tratas toooooodo el tema entero eso no te garantiza llegar a más gente. Por otro lado, teniendo un nicho más pequeño puedes llegar a un usuario concreto.

Piensa esto. Vamos a seguir con el ejemplo de la música. ¿A cuánta gente le gusta la música? Eso significa que con un blog genérico lo vas a petar a visitas, vas a tener todas las del mundo, ¿no? Bueno, es posible, pero también vas a competir con miles y miles de blogs que ya están establecidos y tienen su importancia. Lo más seguro es que acabes muy abajo en Google a no ser que el SEO que hagas sea brutal.

Un nicho específico te permite reducir tu audiencia y posicionarte para búsquedas más específicas. Con el tiempo, esto creará confianza, una marca y un grupo de seguidores. Entonces, podrás empezar a diversificar.

😎Piensa en tu audiencia al empezar un blog desde cero

Cuando ya tengas definido el nicho al que quieres atacar, piensa en quién quieres que lea tus textos. Esto es importante porque dependerá de a quién te dirijas para hablarles. NO puedes hablar igual a una persona que ya conozca mucho un tema que a alguien que está empezando en él. Piensa en qué temas y palabras usa la gente a la que te diriges y cómo se comunican, y sobre todo, dónde están.

Empezar un blog de cero es una excusa genial para que trabajes en adaptar lo que escribes para tu audiencia. Y punto pelota.

✅ ¿Tienes una lista de tareas?

Pues ya estás tardando, colega.

Me encantan las listas de tareas. Te permite organizarte como quieres, no te olvidas de las cosas y te da (o a mí, al menos) un gran gustito al marcar las cosas.

Lo más probable es que, si estás empezando un blog desde cero, tengas muchas cosas en tu lista. Así que trata de dividirla en tareas un poco más manejables.

Las herramientas de gestión de proyectos, como Asana, Trello, CoSchedule y otras similares, son muy útiles en este sentido. Te permiten crear listas, establecer plazos, dividir las tareas en otras más pequeñas… en fin, que molan mucho.

✅ ¿Cómo se va a llamar?

El nombre de tu blog es la forma en que la gente te recordará, así que elige uno que mole mucho.

Utiliza un comprobador de nombres de dominio, por ejemplo Name.com, para ver si las ideas que te gustan están disponibles.

Créeme, no hay nada peor que decidirse por un gran nombre, construir una idea en torno a él y luego darse cuenta de que el dominio está ocupado. Tampoco te recomiendo que pruebes ningún atajo.

Por ejemplo, si quieres «apple.com» pero ya está cogido (obviamente), no intentes pillar «apple123.com». Los números en la URL parecen spam, por lo que a Google no le gustará, y siempre estarás por debajo de la web original.

Un buen consejo: elige algo original, fácil de recordar y no muy largo.

✅ Un blog desde cero: elige una buena plataforma

A continuación, tendrás que conseguir tu propio espacio en la web. Esto vendrá en forma de una plataforma en la que puedas publicar tus cosas.

Hay muchas y muy buenas opciones. Yo utilizo WordPress, para el que necesitas alojamiento (el espacio web que almacena y muestra tu contenido). Lo puedes personalizar como te dé la gana, lo que significa que puedes ampliar como quieras.

Puedes comprar un plan de WordPress en muchos proveedores de alojamiento. Es posible que también ofrezcan el registro del nombre de dominio y el soporte técnico para ayudarte a empezar. Es una buena opción para crear tu blog desde cero.

Un tema de WordPress es esencialmente una plantilla para dar un aspecto y funcionalidad a tu web- blog. Hay miles de temas de WordPress disponibles, pero, al menos al principio, puedes elegir uno gratuito si no te quieres gastar más dinero.
Asegúrate de que el tema es responsive, de que está optimizado para móviles y se carga rápidamente.

✅ Un diseño que mole

Ir viendo cómo tu blog desde cero va tomando forma es algo que, oye, emociona y gusta. Tendrás que incluir una buena página de inicio y de contacto para que la gente pueda hablar contigo. Además, la típica del «sobre mi» también es importante meterla.

Recuerda que el sitio debe ser sencillo, de fácil lectura y fácil de navegar. Además de crear las páginas que ya te he comentado vas a necesitar:

👉 Un logotipo

A ver, lo ideal es que tengas uno propio tuyo, pero en caso de que no te lo puedas permitir o no quieras gastarte lo que cuesta, siempre puedes tirar de recursos gratuitos como Canva, por ejemplo.

👉 Una identidad de marca

Cuando ves una manzana piensas en ordenadores de calidad, ¿verdad? Ese es el poder de la marca.La marca es una combinación de diseño, estilo y mensaje. Se trata de lo que representas y de cómo la gente debería identificarte.

Piensa en tus marcas preferidas. ¿Qué es lo que les hace reconocibles?

Algunos elementos básicos de la marca son un tipo de letra, una paleta de colores y una personalidad. ¿Eres divertido, informal o serio? Una vez que sepas estas cosas, puedes basar el diseño y el contenido de tu web en torno a ellas para construir una marca reconocible.

✅ Aprovecha que creas un blog desde cero para hacer contenidos impresionantes

Te recomiendo lanzar tu blog con al menos cinco entradas ricas en palabras clave. De este modo, tu público tendrá algo que leer cuando el blog esté activo.

Cuando se trata de nuevos contenidos, ten en cuenta que estás escribiendo un blog para tus lectores, no para ti, por lo que el contenido tiene que ser relevante e informativo. Evita cualquier cosa demasiado «comercial» y usa un tono de voz que se ajuste a la personalidad de tu marca.

Una vez que tu blog esté en funcionamiento, usa un calendario de publicación. De este modo, tu público sabrá qué esperar y también será mejor para los motores de búsqueda.


Lo último, te lo prometo

Crear un blog desde cero no es fácil. Puede que haya algunos obstáculos y habrá cosas que requieran mucha reflexión. Pero, al fin y al cabo, si te apasiona un tema y te gusta escribir, escribir un blog puede ser muy gratificante.

Si sigues estos consejos, estarás en el buen camino. Mientras tanto, si quieres que charlemos, contacta conmigo y te cuento más cosas.

Abrir chat
1
Hola!! Cuéntame...